Colectiva Navidad 2019

  • Del {{'2019-11-21' | date:"d 'de' MMMM"}} al {{'2020-01-28' | date:"d 'de' MMMM"}}

  • Comparte:

  • Hágase socio

Estas navidades Gabriel Vanrell-Galeria d’Art tiene el placer de presentarles una colectiva que aglutina una selección de las mejores piezas y artistas de nuestro fondo de arte.

La exposición está compuesta por obras de artistas mallorquines o que han desarrollado una amplia producción artística dentro de Mallorca, como es el caso de John Ulbricht o Joan Miró.

Se trata por tanto de artistas clave que han ayudado, o que continúan haciéndolo, en el desarrollo pictórico y plástico de la isla. Podemos encontrar obras de Tarrassó, Dionís Bennassàr, Mateu Llobera, Xam, Guinovart o Miquel Barceló entre otros.

El hilo transmisor de la colectiva se fundamenta en la evolución continua y constante de la pintura desarrollada en la isla a lo largo del siglo XX, pudiéndose contemplar la perfecta armonía entre obras contemporáneas y obras más clásicas .

 

Artistas

Cuba, 1926-Galilea, (Mallorca), 2006.

Ulbricht

John Ulbricht. Vive en La Habana los primeros cinco años de su vida. En 1930, el padre. Entre 1946 y 1950 estudia en el Instituto de Arte de Chicago, donde conoce Angela von Neumann, se casan y 1950 se van a México donde estudia, pinta y hace la primera exposición individual. Entre 1952 y 1954 es director asistente del Museo de Arte de Denver (Colorado, EE.UU.). En 1956 fija su residencia en Mallorca. Primero, se instala la en Deià y, después, en Galilea (Puigpunyent, Mallorca).

Su trayectoria como pintor se divide en tres etapas:

 Primera etapa: la abstracción expresionista (1950-1963)

En este periodo inicial trabaja la abstracción expresionista con telas de sólida estructura compositiva, texturas sugerentes y formas armónicas y bien distribuidas en conjuntos compensados y equilibrados.

Segunda etapa: las grandes naturalezas muertas (1964-1984)

A partir del 1963, el pintor trabaja formas concretas correspondientes a objetos cotidianos y sencillos, que representa con unas medidas mucho mayores que las reales. Este hecho les confiere, al mismo tiempo, elementos de misterio, interrogación y grandeza. Las obras se presentan dotadas de una atmósfera que suscita sensaciones de proximidad y de un intimismo que se ve subrayado por el carácter perecedero y efímero de los objetos representados. Son campos desiertos y desolados, sin la presencia del hombre y del ganado doméstico, sin casas ni otras construcciones y sin cultivar. No faltan los olivos de cepas gruesas y de formas inverosímiles, casi fantasmagóricas.

Tercera etapa: paisajes del Paraíso (1985 a 2006).

El protagonismo arrollador de los objetos sencillos y cotidianos da paso gradualmente a la creación de paisajes de la Sierra de Tramuntana. Empieza con árboles azotados por el viento, esbrancats y tristes, rodeados de una garriga de verdes austeros. Añade ramas acariciadas por flores silvestres, frutas u hojas de otoño. Seguir a paisajes poblados de flores (margaritas, lirios, amapolas, etc.) acompañadas de trébol, hierba de prado o pastos.  La reiteración del tema y el trabajo de taller llevan el pintor a idealizar los paisajes cada vez más ya dotarlos de formas y dimensiones fantasiosas, que convierten las visiones del campo en representaciones de un paraíso inmenso y luminoso.

A lo largo de la carrera sobresale en buen retratista. Le gusta hacer retratos de gran formato, vistos con encuadres de primeros planos, casi cinematográficos, trabajados con una técnica de apariencia puntillista e interpretados con gran sobriedad.

 

 

Pollença, (Mallorca) 1923 - 2019.

Mateu Llobera

Mateu Llobera empezó a pintar a la acuarela en 1949. Participó en la creación del Grupo de Acuarelistas de Baleares. Finalmente, se dedicó ya por completo al óleo, exponiendo periódicamente en el Círculo de Bellas Artes de Palma, así como en las salas más prestigiosas de Mallorca. También expuso en diferentes capitales españolas y en el extranjero.

Se trata de uno de los pintores más representativos de una escuela de pintura que se conoce como "Escuela Pollensina" en la zona nort-este de Mallorca. Lugar de residencia para muchos artistas post impresionistas catalanes venidos de la península con los que Mateu Llobera entabló una sincera amistad artística junto a Dionis Bennassar. Es el último artista en vida de una generación excepcional post impresionista del siglo XX.

En su pintura, muy personal tanto por su colorido como por su ambiente, confluyen las influencias de la anteriormente citada Escuela pollensina y la agresividad y gestualización formal de los expresionistas alemanes, en especial donde la figura se erige como protagonista. Así su obra resuelve en grandes manchas de color, dentro de lo que podríamos denominar un postimpresionismo que recoge los ya citados elementos expresionistas.

 

 

Joan Miró i Ferrà (Barcelona, 1893 – Palma de Mallorca, 1983)

Miró

Joan Miró i Ferrà pintor, escultor, grabador y ceramista español, considerado uno de los máximos representantes del surrealismo. En su obra reflejó su interés en el subconsciente, en lo "infantil" y en la cultura y tradiciones de Cataluña.

Aunque se le asocia al arte abstracto por su estilo maduro de formas estilizadas e imaginarias, en su juventud se inició en la figuración, con fuertes influencias fauvistas, cubistas y expresionistas, pasando a una pintura plana con cierto aire naif, como lo es su conocido cuadro La Masía del año 1920. A partir de su estancia en París, su obra se vuelve más fantasiosa y onírica, coincidiendo con los puntos del surrealismo e incorporándose a este movimiento.

En numerosas entrevistas y escritos que datan de la década de 1930, Miró manifestó su deseo de abandonar los métodos convencionales de pintura, en sus propias palabras de "matarlos, asesinarlos o violarlos", para poder favorecer una forma de expresión que fuese contemporánea, y no querer doblegarse a sus exigencias y a su estética ni siquiera con sus compromisos hacia los surrealistas.

 

 

 Buenos Aires 1886- Pollensa 1960.

Tito Cittadini

Tito Cittadini Podesta es un pintor argentino que realizó gran parte de su obra en las Baleares. Nació en la ciudad argentina de Buenos Aires , siendo hijo del periodista inmigrado italiano Basilio Cittadini, a los veinte años ya se encontraba decididamente dedicado a la pintura, iniciándose dentro de una figuración academicista a la cual pronto abandonó atraído por las nuevas corrientes pictóricas de su época. En 1910 se encontraba ya en París estudiando junto a su compatriota Raúl Mazza en el taller de Anglada Camarasa. Desde París, por influencia del maestro, viajó por España en varias ocasiones a partir de 1912, y en 1913 llega por primera vez a Mallorca junto con otros argentinos como Anibal Nocetti o Gregorio López Naguil. En 1914, con motivo del estallido de la Primera Guerra Mundial, sigue a Anglada y se instala definitivamente en dicha isla. Un par de años antes Anglada Camarasa había fundado la Escuela de (Pintura de) Pollensa, Cittadini vino a ser el codirector de la misma.

En 1950 participó de un modo destacado en la Exposición Internacional de Pittsburgh, en ese mismo año fue uno de los fundadores del Grupo de Acuarelistas Baleares.

Atrapado por los paisajes y escenas Baleares, Cittadini desde esos años y hasta su deceso dedicó gran parte de su obra a representar personajes, paisajes y costumbres de tales islas con un personalísimo estilo que, aunque evidencia el influjo de Anglada Camarasa y del impresionismo, se distingue por la sutilidad de las figuraciones, el uso armonioso de las líneas rectas, el predominio de los colores claros y cálidos, la armonía compositiva en la cual existe cierto geometricismo desenvuelto en una delicada linealidad y el manejo de planos cromáticos; sus obras son casi siempre aparentemente sencillas, aunque tras la aparente simpleza se oculta un detallado estudio previo de perspectivas, planos, líneas de fugas y composición tonal que da por resultado obras que aportan una impresión de calma vitalidad. Para esto, por otra parte, recurre frecuentemente a usar como medio la acuarela. Gran parte de sus trabajos se encuentran en museos mallorquines como el Museu d`Art Espanyol de Palma de Mallorca, Museo Krekovic y Museu de Pollença.

 

 

Barcelona, 1898 - 1980.

Tarrassó

Casimiro Martínez Tarrassó, pintor conocido simplemente como Tarrassó. Se formó en la Escuela de La Llotja de Barcelona. Completó sus estudios en París, donde pudo conocer de primera mano las obras fauvistas que sacudían el ambiente artístico parisino en ese momento. Esta influencia fauve seguirá siendo palpable en su obra a lo largo de toda su vida en rasgos como el fuerte contraste cromático, la perspectiva elevada y un tanto exagerada, el absoluto desinterés por la figura humana, que aparece sólo bosquejada como complemento al paisaje, y la representación de árboles como electrizados, sometidos a tortuosas inclinaciones.

Son estos rasgos formales que imprimen a sus obras una vitalidad propia y reducen su conexión con lo referencial a simple pretexto. Tarrassó siguió la estela de los grandes paisajistas catalanes, fijándose sobre todo en Joaquín Mir, aunque con una personalidad claramente diferenciada debida en parte al impacto que el fauvismo tuvo en su pensamiento artístico. Cultivó el bodegón y los paisajes catalanes y mallorquines. Realizó su primera exposición en 1928 en Barcelona. Desde entonces se sucedieron sus muestras en Barcelona, Madrid, Palma de Mallorca y Bilbao. En 1935 visita Mallorca por primera vez, y a partir de 1940 contará con un estudio allí, concretamente en Palma, donde vivió largas temporadas y desarrolló la mayor parte de su producción artística.

Tras la Guerra Civil, durante los años cuarenta, Tarrassó tomó parte en varias Exposiciones Nacionales de Bellas Artes, en sus ediciones de 1942, 1943 y 1950.

Aunque el paisaje fue siempre el centro de su producción, Tarrassó realizó también obras como la decoración mural de la iglesia de Santa María de Badalona. En Mallorca realizó asimismo una singular empresa, plantando su caballete en las cuevas de Campanet para captar las estalactitas y estalagmitas de sus cavidades pétreas, desarrollando una serie de obras que presentó en 1948.

A lo largo de su carrera Tarrassó fue distinguido con el Premio Pollença del I Certamen Internacional de Pintura, en 1962; el Santiago Rusiñol en 1972; y las medallas obtenidas en diversas ediciones de los Salones de Otoño de Palma de Mallorca: primera en 1967 y 1973, y de honor en 1970. La obra de Tarrassó se caracteriza por la gran personalidad de su colorido. Su obsesión por el cromatismo determina una pintura profundamente sensorial, vitalista e intuitiva. En muchas de sus obras, el pintor se centra ante todo en plasmar una imagen que escenifique la plenitud de la vida recreada y sin solución de continuidad, preocupándose más por ello que por las exigencias de la composición.

 

 

Muro, (Mallorca), 1912 – Deià, (Mallorca), 2010.

Juan Miralles

Joan Miralles Lladó,  fue un pintor mallorquín. Estudió en la Escuela de Artes y Oficios de Palma. En la década de los años treinta, entró a formar parte del Grupo Azul, colectivo bohemio y romántico del que formaban parte, entre otros, Marià Aguiló y Aguiló, Gaspar Sabater, Pere Quetglas Ferrer Xam, Paco Miralles y Ramon Nadal.

La guerra civil española supuso la disolución del Grupo Azul. En 1940 de sus antiguos componentes surgió el Círculo de Bellas Artes, con sede en la plaza de la Reina, donde Miralles realizó su primera exposición en 1941. En 1942 ya expuso en Barcelona. Cultivó un realismo figurativo, en el que predominó el paisaje mallorquín, figuras humanas e interiores. En los años cuarenta empezó a destacar como retratista, modalidad artística que le  aportó gran renombre. Tanto es así, que fue solicitado en Madrid para hacer varios retratos, pero llegó un punto que la nostalgia a su tierra le hizo rechazar más encargos, tanto en la Península como en el extranjero.

Sin embargo, su prestigio no se vio afectado, sino todo lo contrario. En 1956, ingresó en la Real Academia de Bellas Artes de San Sebastián de Palma, de donde fue vicepresidente, y desde 1984 es hijo ilustre del Ayuntamiento de Muro. Su extensa obra forma parte de las colecciones de diversas instituciones públicas de las Islas Baleares. En 2005 recibió el Premio Ramon Llull.

 

 

Barcelona, 1916 -2006.

Chico Prats

José Manuel Chico Prats fue un pintor y grabador. Recibió su primera formación en la Llonja de Barcelona, en la Academia de San Carlos de Valencia y en Madrid. Viajó a París en donde quedó influenciado por el impresionismo francés. Su admiración por la pintura francesa del siglo XIX queda patente en muchas de sus obras que remiten a Degas o Van Gogh pero también al español Sorolla y al inglés Turner.

Chico Prats nació y vivió en Barcelona, pero sus lienzos reflejan un amor y una vinculación a las islas que le convierten en un pintor catalán de nacimiento, pero balear de adopción. De madre ibicenca, prácticamente todos los veranos de su vida los pasó en la isla. De esa vida paralela en Eivissa, Chico Prats aprendió a amar sus paisajes, sus gentes, sus costumbres, pero sobre todo su luz. La vista de Dalt Vila al mediodía, el abrasante sol de verano en los campos y playas de la isla o la puesta de sol con Es Vedrà como testigo son temas recurrentes en sus obras.

Chico Prats sentía una profunda admiración por esa luz especial que sólo se encuentra en la isla y lo reflejó una y otra vez en sus pinturas.

También Mallorca, en especial la ciudad de Palma influyen notablemente en la obra de Chico Prats. Su majestuosa catedral, el puerto de Palma, sus calas recónditas o la villa de Sòller llamaron la atención de un pintor fuertemente vinculado con las Baleares.

La vida sosegada de las islas, la tranquilidad y obstinación de sus gentes, la belleza de sus paisajes y el color único que tiene el sol en Baleares resumen casi toda la obra de José Manuel Chico Prats.

Obras


Utilizamos cookies propias y de terceros para aportarle una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información consultando nuestra política de cookies.