Paisajes de Mallorca

  • Del {{'2018-05-15' | date:"d/MMM/y"}} al {{'2018-06-25' | date:"d/MMM/y"}}

  • Comparte:

  • Hágase socio

Esta primavera Gabriel Vanrell-Galeria d’Art tiene el placer de presentarles la exposición “Paisajes de Mallorca”.

La exposición que hemos seleccionado recoge una selección inmejorable de obras de artistas mallorquines o que han desarrollado una amplia producción artística dentro de Mallorca, como es el caso de John Ulbricht o Luca Monzani.

Se trata por tanto de artistas  clave que han ayudado, o que continúan haciéndolo, en el desarrollo pictórico y plástico de la isla. Podemos encontrar obras de Guillermo Gil, Tomás Quintana, Mateu Llobera, Carlos Puntis, Tomeu Morey o Luca Monzani, donde el denominador común es su temática: el paisaje mallorquín, tanto urbano como rural.

Telas de gran formato y vivos colores propios del mediterráneo inundan dos de nuestras salas, pudiendo encontrar desde los campos policromos de Ulbricht y las vistas del Torrent de Pareis o de Santanyi de Gil hasta las escenas cotidianas, urbanas y dinámicas de Tomeu Morey.

Artistas

1912 - 2001

Carlos Puntis

Carlos Puntis Nebot, fue un importante y experimentado pintor y grabador mallorquín nacido en 1912. El concepto que Puntis tenía de Arte siempre fue el de “evolución en lugar de revolución” y por ello se mostró atento a la más mínima sugerencia para el estímulo artístico, manteniendo una permanente investigación en su obra.

El artista recibió el encargo de muchas planchas denominadas ex libris, en su mayoría realizadas en los medios de grabado en madera y lino grabado. Los ex libris son estampas, sellos o etiquetas en las portadas y/o contraportadas de los libros como símbolo de propiedad del dueño.

Los libros con imágenes de Don Quijote de Miguel de Cervantes fueron su máxima especialidad. De hecho, en 2005, el escritor y anticuario Manuel Ripoll Billón publicó el libro Los Ex-Libris Cervantinos de Carlos Puntis Nebot. Las obras relacionadas con Don Quijote realizadas por Puntis incluyen: Miguel de Cervantes Saavedra (1947), Ex Libris no 2 (1940-1950; Ex Libris Antonio Dalmav ", (1952) y algunos otros. Estos grabados ex libris han sido solicitados por coleccionistas de todo el mundo, y sus planchas han sido utilizadas para tiradas limitadas y de lujo.

Puntis tuvo una sólida formación artística con estudios académicos, cursando dibujo, perspectiva e historia del Arte en Barcelona y en su Palma natal. Además de su poderosa creación artística y de su formación, Puntis fue nombrado profesor de xilografía y calcografía cuando fue creada en Palma la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos en 1957, cargo que ocupó hasta 1980, fecha en que se jubila.

 

 

Barcelona, 1923 - Girona, 2007.

Casademont "Le Vieux"

Francesc de Assís Casademont i Pou fue un pintor, dibujante y grabador. Se hacía llamar Casademont “Le Vieux”. Estudió ingeniería industrial y Bellas Artes en la Escuela de la Lonja y se relacionó con el Círculo Maillol (Joaquim Mir, Claude Collet y Josep Maria Sucre).

Comenzó a presentar su obra hacia 1942 en diversas muestras colectivas y exposiciones municipales en Barcelona. Practicó también la xilografía y otros procedimientos de grabado obteniendo entre otros el primer premio de La Rosa Vera, 1951, y realizó ilustraciones para libros de bibliófilo de diversas editoriales.

Sus primeras obras acusan el impacto del constructivismo cezanniano,que Casademont asimiló a sus paisajes, bodegones y composiciones con casas. El rigor geométrico siguió rigiendo el desarrollo de su obra, supeditado a una creciente voluntad de simplificación en formas y color, aplicado en difuminados muy suaves y matices casi imperceptibles. Característicos son sus cuadros de paisajes de las comarcas gerundenses, principalmente Cadaqués, y mallorquines o ibicencos de composición ordenada y resueltos con colores suaves y perfiles ligeramente difuminados. El 1994 la Generalitat de Cataluña le concedió la Cruz de Sant Jordi por la divulgación pedagógica del arte y la difusión internacional de los paisajes del Empordà y del arte catalán contemporáneo.

 

 

Establiments (Mallorca), 1936.

Gil

Guillermo Gil Pons, pintor nacido en Establiments. Realiza su primera exposición en 1965. Conoció a antiguos maestros de la pintura y no estuvo cerrado a sus influencias, lo que le permitió una mayor claridad tanto en la temática como en el estudio y avance de su técnica. En este sentido Gil se ha hecho dueño de su propio lenguaje y el bagaje artístico está presente en su obra. Su trabajar es constante y silencioso. El artista procura desligarse y desarrollar su talento a través de verdaderos valores estéticos. Así establece el diálogo entre él y la tela en blanco.

Exponente claro del postimpresionismo clásico, Guillermo Gil ha captado en sus telas el sol de Mallorca y su gama de colores, a través de sus incomparables matices del paisaje de Sóller, Valldemossa, Deià, Serra de Tramuntana,...  Sus obras muestran un perfecto dominio técnico. Predomina en ellas su gusto por las transparencias, que hace converger con una determinada bruma, que enriquecen la obra. Cada óleo y cada pincelada del artista tienen la capacidad de rememorarnos, o más bien trasladarnos a los recónditos e increíbles lugares de Mallorca, haciéndonos partícipes in situ, ante la obra, de la riqueza paisajística y cromática de la isla.

Son también dignos de destacar sus mercados de pueblo, tratados de una manera retrospectiva que nos acercan al pasado o sus bellos bodegones.

 

 

Torino, Italia, 1968.

Luca Monzani

Luca Monzani, es un artista Italiano, con una trayectoria de 25 años dentro del mundo de la pintura, amante también de la vela y las regatas. Desde hace 25 años está afincado en Mallorca.

La obra de este pintor se centra en la arquitectura más característica de Mallorca como son los molinos del Pla de Mallorca, los faros que lindan con el mar Mediterráneo y los patios del casco antiguo de Palma que manifiestan, de forma melancólica, el esplendor de los siglos XVI al XIX.

También son de destacar sus obras referentes al mundo del caballo, el toro y el rejoneo. Movimiento, belleza y lucha, todo ello unido a sus tonalidades cromáticas típicas de marrones y ocres. Jinete y animal en danza, todo ello armonizado por un estudio anatómico perfecto.

 

 

Pollença, (Mallorca) 1923.

Mateu Llobera

Mateu Llobera nace en Pollença (Mallorca) en 1923. Empezó a pintar a la acuarela en 1949. Participó en la creación del Grupo de Acuarelistas de Baleares. Finalmente, se dedicó ya por completo al óleo, exponiendo periódicamente en el Círculo de Bellas Artes de Palma, así como en las salas más prestigiosas de Mallorca. También expuso en diferentes capitales españolas y en el extranjero.

Se trata de uno de los pintores más representativos de una escuela de pintura que se conoce como "Escuela Pollensina" en la zona nort-este de Mallorca. Lugar de residencia para muchos artistas post impresionistas catalanes venidos de la península con los que Mateu Llobera entabló una sincera amistad artística junto a Dionis Bennassar. Es el último artista en vida de una generación excepcional post impresionista del siglo XX.

En su pintura, muy personal tanto por su colorido como por su ambiente, confluyen las influencias de la anteriormente citada Escuela pollensina y la agresividad y gestualización formal de los expresionistas alemanes, en especial donde la figura se erige como protagonista. Así su obra resuelve en grandes manchas de color, dentro de lo que podríamos denominar un postimpresionismo que recoge los ya citados elementos expresionistas.

 

 

Palma de Mallorca, 18 de marzo 1978

Tomeu Morey

La obra artística de Tomeu Morey pretende acercar al observador a la simbiosis de los rincones urbanos de la ciudad de Palma y a los actores-viandantes anónimos que invaden sus calles. Para ello, capta el instante de un paisaje arquitectónico escogido e integra a sus características figuras. El juego de ligeras pinceladas y el predominio de los azules caracterizan su obra dando un resultado de movimiento y luminosidad desde un planteamiento formal para conseguir una sensación de instantánea pictórica.

El pintor Tomeu Morey es, sin duda, una muestra expresiva de las últimas tendencias artísticas de la figuración y de la impronta de muchos creadores del siglo XX.

 

 

Cuba, 1926-Galilea, (Mallorca), 2006.

Ulbricht

John Ulbricht. Vive en La Habana los primeros cinco años de su vida. En 1930, el padre. Entre 1946 y 1950 estudia en el Instituto de Arte de Chicago, donde conoce Angela von Neumann, se casan y 1950 se van a México donde estudia, pinta y hace la primera exposición individual. Entre 1952 y 1954 es director asistente del Museo de Arte de Denver (Colorado, EE.UU.). En 1956 fija su residencia en Mallorca. Primero, se instala la en Deià y, después, en Galilea (Puigpunyent, Mallorca).

Su trayectoria como pintor se divide en tres etapas:

 Primera etapa: la abstracción expresionista (1950-1963)

En este periodo inicial trabaja la abstracción expresionista con telas de sólida estructura compositiva, texturas sugerentes y formas armónicas y bien distribuidas en conjuntos compensados y equilibrados.

Segunda etapa: las grandes naturalezas muertas (1964-1984)

A partir del 1963, el pintor trabaja formas concretas correspondientes a objetos cotidianos y sencillos, que representa con unas medidas mucho mayores que las reales. Este hecho les confiere, al mismo tiempo, elementos de misterio, interrogación y grandeza. Las obras se presentan dotadas de una atmósfera que suscita sensaciones de proximidad y de un intimismo que se ve subrayado por el carácter perecedero y efímero de los objetos representados. Son campos desiertos y desolados, sin la presencia del hombre y del ganado doméstico, sin casas ni otras construcciones y sin cultivar. No faltan los olivos de cepas gruesas y de formas inverosímiles, casi fantasmagóricas.

Tercera etapa: paisajes del Paraíso (1985 a 2006).

El protagonismo arrollador de los objetos sencillos y cotidianos da paso gradualmente a la creación de paisajes de la Sierra de Tramuntana. Empieza con árboles azotados por el viento, esbrancats y tristes, rodeados de una garriga de verdes austeros. Añade ramas acariciadas por flores silvestres, frutas u hojas de otoño. Seguir a paisajes poblados de flores (margaritas, lirios, amapolas, etc.) acompañadas de trébol, hierba de prado o pastos.  La reiteración del tema y el trabajo de taller llevan el pintor a idealizar los paisajes cada vez más ya dotarlos de formas y dimensiones fantasiosas, que convierten las visiones del campo en representaciones de un paraíso inmenso y luminoso.

A lo largo de la carrera sobresale en buen retratista. Le gusta hacer retratos de gran formato, vistos con encuadres de primeros planos, casi cinematográficos, trabajados con una técnica de apariencia puntillista e interpretados con gran sobriedad.

 

 

Obras


Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para poderte ofrecer una mejor experiencia de navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación.