Roca Fuster

Palma de Mallorca, 1942 - 2006.

Joan Miquel Roca Fuster, fue un pintor y dibujante. Entre 1956 y 1958 compagina las clases en el Instituto con la práctica del dibujo y la pintura en el taller de Enrique Ochoa y Carmen Osés. Completa su formación en la Escuela de Bellas Artes de Sant Jordi, de Barcelona (1958-1963), donde se titula en 1963. Vive en Palma y pasa los veranos en Valldemossa.

La trayectoria profesional del pintor se puede considerar dividida en cuatro etapas:

1) Primera etapa: la nueva figuración 1964-1974.

Durante los primeros años de profesión se muestra interesado por Velázquez, El Greco y Goya y, por otro lado, por Tàpies. La suma de influencias de las corrientes figurativas y los abstractas se manifiesta en las obras de esta etapa. Hace numerosos collages, que muestran el interés que siente por el informalismo de Saura, Cuixart, Millares, etc. Progresivamente, incorpora el uso de materiales, empates y texturas, que destina a la creación de superficies matéricas y táctiles, a la manera de Tàpies. La presencia reiterada de figuras oníricas, situadas en el ámbito más propio de los sueños que de la realidad, constituye la tercera característica de buena parte de los trabajos de esta primera etapa, de carácter básicamente experimental.

En 1965 hace su primera exposición individual. Logra entonces el dominio pleno de la técnica del óleo, lo que le permite a continuación descubrir los secretos del uso del pastel como técnica muy rica en recursos y posibilidades.

2) Segunda etapa: el predominio del pastel 1974-80.

A mediados de la década de los 70 se acentúa la preferencia que siente por la técnica del pastel. El uso que hace desplaza paulatinamente el lápiz, el carboncillo, el carbón, la acuarela, etc. Estos años trabaja solamente dos técnicas: el pastel y el óleo. Deja de lado las superficies táctiles de la etapa anterior. Ahora le preocupa, sobre todo, la perfección técnica, la corrección de la obra bien hecha y bien terminada y la línea limpia y pura. Mientras tanto, la figura femenina de una modelo, de nombre Magdalena, se repite en las composiciones con reiteración casi obsesiva. Por otra parte, los trabajos de este período acusan influencias de los prerrafaelitas y los pintores simbolistas franceses de finales del s. XIX.

Las composiciones incorporan pájaros, palomas, flores, frutas, copos y lazadas, que acompañan unas figuras que transmiten sentimientos de fragilidad, sensualidad, soledad, tristeza y melancolía.

3) Tercera etapa: bajo la influencia de Caravaggio 1981-1990.

La fascinación que siente por Caravaggio le lleva estos años a hacer uso de una austeridad creciente en las composiciones. Prescinde de las referencias sobrantes, sustituye los colores brillantes por tonos oscuros, reduce la presencia de elementos ornamentales y las atmósferas transitan de la tristeza al dramatismo. Los temas de la muerte y del dolor humano, presentes desde siempre en la obra del artista, se convierten ahora los predominantes.

4) Cuarta etapa: recuperación de temas y síntesis 1990-2006.

A partir de 1990, recupera los colores luminosos, las figuras sensuales y los rasgos dichosos que habían desaparecido en la etapa anterior. Las temáticas predominantes se decantan por las naturalezas muertas, los mitos de la infancia, el paisaje mallorquín, etc., con combinaciones que muestran intentos de síntesis y reinterpretación de temas y soluciones anteriores. La figura femenina recupera el latido de la vida, si bien se muestra pensativa, concentrada o distraída, serena ya la vez melancólica o depresiva.

 

 

 

Obras

Próximas exposiciones

Aquí podrá encontrar el listado de nuestras próximas exposiciones a lo largo del año.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para poderte ofrecer una mejor experiencia de navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación.